martes, 20 de enero de 2015

Me HUELE a que esta entrada te va a gustar

El olfato es un quimiorreceptor. Los receptores del olfato se estimulan cuando contactan con determinadas partículas o gotas microscópicas que se encuentran suspendidas en el aire, y generan unos impulsos nerviosos que generan la sensación del olor.

-¿Como funciona el olfato?
Partes de la cavidad nasal señaladas
Partes de la cavidad nasal
Las sustancias químicas de los olores llegan a la cavidad nasal a través de la inhalación de aire o cuando masticamos, bebemos o respiramos por la boca. El aire y las partículas entran en la cavidad nasal, donde entran en contacto con la pituitaria roja, que tiene una gran cantidad de capilares sanguíneos que calientan el aire para que el sentido no se dañe. Por eso, la gente del norte tiene la nariz tan pequeña, para que no le entre tanto aire frío, y los de África tienen la nariz grande para que les entre todo el aire frío posible.

El moco nasal acuoso transporta las moléculas aromáticas a los cilios olfatorios, que son pequeños filamentos sensoriales, es decir, contienen las células receptoras. Estos, transforman las señales químicas de los distintos aromas en respuestas eléctricas. Las prolongaciones nerviosas de los cilios alcanzan el bulbo olfativo a través de los micro-orificios del cráneo; el bulbo es una porción anterior al cerebro, que se ocupa de la percepción de olores.  Todo esto, está en lo que llamamos pituitaria amarilla.


Bulbo olfatorio en rojo en el cerebro
Bulbo olfatorio en rojo
Estas prolongaciones nerviosas no acaban en el bulbo olfativo, sino que siguen hasta los glomérulos, pequeñas terminaciones de células olfativas donde se procesan las señales aromáticas, que luego son conducidas a límbico y al hipotálamo. Estas zonas del cerebro se encargan de los sentimientos, emociones, instintos e impulsos, por este motivo, los olores pueden modificar nuestro comportamiento y las funciones corporales. Este es el caso de esnifar droga. Al esnifarla, las moléculas hacen todo el recorrido, y al llegar al límbico e hipotálamo, se produce la sensación de placer extremo. 

-Enfermedades del olfato

  • Anosmia: es la pérdida del sentido del olfato. Uno de los primeros síntomas en su detección es que las personas que la padecen no sienten el sabor de sus comidas y encuentran toda sustancia insípida (sin sabor), por la conexión que posee el sentido del gusto con el olfato. Suele ocurrir por trastornos químicos y, generalmente, por traumatismos craneales.
  • Hiposmia: es la reducción de la capacidad de detectar los olores.
  • Sinusitis
    Sinusitis
  • Sinusitis: ocurre cuando la mucosa de los senos paranasales (unas cavidades que comunican con los agujeros de la nariz) se inflama y los residuos de polvo en la nariz quedan atrapados en los senos paranasales, produciendo malos olores al dejar salir paulatinamente estos desechos, está acompañada de dolor en la cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario